El autor

Leno.png
Leno

Nacido y criado al sur del conurbano, desde chico mi papá y mi abuela me enseñaron a apreciar la buena mesa. Gordo de alma, medio nerd, perfeccionista y neurótico; leo bastante y variado, me gusta el rock “indie” de acá y de afuera, las pelis de Kubrik, las de Ridley scott y las que pasan en Isat; amé Breaking Bad y juré venganza contra los guionistas de Lost; pero lo fundamental para mi es comer bien. No importa si es un plato elaborado en un hotel cheto, o un chori de parado en una estación de tren. Lo esencial es invisible a los ojos, a mi dame algo rico y guardate los espejitos de colores. Me encantan los platos de alta cocina, pero creo que el alma de los pueblos se expresa mejor en los platos populares. Una tortilla de papa, un currywurst, un kebab, una pizza, un choripán o una hamburguesa, bocados sabrosos, sencillos y perfectos.

Tras leer a Anthony Bourdain me obsesioné con recorrer Europa y probar las comidas populares de todos los países posibles, pero como andaba corto de efectivo para poder hacerlo tuve que trabajar en Londres de lo que encontrara: mozo, pintor, niñero y hasta limpiando muñecos de primeros auxilios en un hospital. Lo que iba a ser un viaje de tres meses terminó durando un año y fue un verdadero master en puestitos callejeros. También descubrí que mi estómago se banca todo, fui el único invicto entre 50 personas tras una semana comiendo en Egipto. De vuelta en Buenos Aries adopté a un nuevo ídolo: Adam Richman de Man vs Food, quien me cebó para viajar a Estados Unidos a probar sandwichs y hamburguesas. Hice un desafío y no llegué a comer ni la mitad. A la vuelta mi ex novia me apodó “gordo panceta”. Escribí para Dixit en Guía Oleo guías de mejores milanesas, empanadas y helado de Buenos Aires y publicaron una nota donde afirmaba que es mas sano desayunar huevo frito que cereales. Decidí dejar de irme de viaje cada vez que aparecía un programa nuevo en la tele.

Por suerte al mismo tiempo en Buenos Aires comenzaba el boom de las hamburgueserías, y ya no hizo falta viajar para probar hamburguesas originales y de calidad. Pero también empecé a ver rankings donde ponían como la mejor hamburguesa del mundo a una que no estaba tan buena y que dejaban de lado otras hamburguesas técnicamente perfectas; recetas de hamburguesas caseras que llevaban huevo, la glorificación de papas fritas aceitosas… Hacía falta un gordo que le diera un poco de orden a todo esto,  y dije: yo voy a ser ese gordo! Tengo la receta del éxito, el ingrediente secreto es manteca.

Me podés leer también en Twitter @lenoindustries