#Burgerfacts

Las hamburguesas están de moda. ¿Y por que no? Pan, carne, queso, vegetales, toda la pirámide alimenticia en un bocado práctico y delicioso. Alguien dijo alguna vez que si la gallina pusiera un huevo por año este sería un elemento de lujo como el caviar, y si no lo apreciamos como deberíamos simplemente se debe a que es muy fácil de conseguir. Lo mismo pasa con las hamburguesas; están en todos lados, son baratas, las tenemos en el freezer, las damos por sentado. Pero no por eso dejan de estar buenísimas. Los resultados no se discuten, si en todo el mundo se come pizza, pasta, hamburguesas y papas fritas por algo es: porque es rico.

Anthony Bourdain cuenta que cuando le pregunta a grandes chefs cual sería su última cena jamás responden “El menú degustación de PerSe” sino que se remiten a sabores sencillos, las pastas de la abuela, un guiso contundente, una rebanada de foie gras… o una buena hamburguesa. El problema es que mientras las pizzas y las pastas tienen italianos que las reivindican con productos de excelentes calidad, las hamburguesas con papas fritas están representadas por cadenas de fast food que destruyeron su imagen. Felizmente eso está cambiando y las hamburguesas de buena calidad son la nueva tendencia mundial, y en Argentina abren tantos locales de “hamburguesas gourmet” que ya se perfilan como los parripollos del siglo XXI.

Muchos cocineros de profesión se ofenden ante esto, y afirman que “hacer hamburguesas es una pavada”, o que “es una estafa, gastan 150 gramos de carne, te llenan con pan y papa y te cobran 150 pesos”. Lo que no analizan estos profesionales es que a la mayoría de los consumidores no les importa si un plato requiere mucha técnica o si tiene un alto costo. Cuando un comensal elige en un menú entre un plato de pastas o uno de carne, no piensa si la proteína es mas cara que el carbohidrato, si la salsa de tomate se puede tener congelada y la salsa béarnaise no, o si una preparación lleva mas tiempo de producción que la otra. El tipo come lo que mas le gusta y punto, nadie se pone a calcular si es mas barato hacer unas fajitas, un asado o un plato de pastas.

A la hora de elegir un restaurant el argentino medio busca comer rico y gastar poco, por eso las pizzerías funcionan tan bien en nuestro país. Y mientras las pizzas caseras son lo primero que aprende a hacer cualquiera que se interesa por la cocina, muy pocas personas se toman el trabajo de picar su propia carne y hacer hamburguesas con pan, salsas, y papas fritas caseras. Es decir, estamos ante un producto que es muy engorroso de hacer a la perfección en tu casa, y que es muy barato comer afuera. Salir a comer buenas hamburguesas cierra por todos lados. En #burgerfacts vas a encontrar todo que siempre necesitaste saber sobre las hamburguesas; y también todo lo que nunca necesitaste saber porque ni te imaginabas que existía. Claves para evaluar una buena hamburguesa, reviews de hamburgueserías locales y extranjeras, recetas para hacer las mejores y mas bizarras papas, hamburguesas, panes y salsas; entrevistas, concursos y… bueno, se entiende la idea no?

 

Anuncios

4 comentarios en “#Burgerfacts

Contate algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s